domingo, 12 de febrero de 2017

La Ventana Indiscreta (Rear Window). La magia de lo limitado (8/10)

La Ventana Indiscreta es otra maravillosa historia, un "cuentico", muy bien echado por el maestro del suspenso, don Alfred Hitchcock.

La historia entera es contada desde lo que ve un señor (el gran James Stewart) desde su cuarto. La magia de la historia está en esta limitante. Como otras "cuentos" que hemos analizado ("Luces de la Ciudad"), es una historia derechita, sin tramas entrelazadas ni elaborada construcción de los personajes. Es impresionante su precisión.

El personaje interpretado por James es todo un macho Alfa. Por cierto, a James también lo vemos en otra película de Albert: Vértigo.

La película es "perfecta" en el sentido de que cumple la ley de la conservación del detalle: nada (bueno, casi nada) sobra en esta historia. Todo lo que vemos y lo que no vemos contribuye a la trama.

El director nos hace creer que hay dilema cuando no, y que no hay dilema cuando sí. Nos "mama gallo" con esto, y los espectadores estamos tan intrigados como los protagonistas.


Si quieres otra buena razón para verla, es la bella y elegantísima Grace Kelly luciendo unos maravillosos vestidos. ¡Ay, qué tiempos en los que las mujeres se vestían como mujeres!


El final es un poquito forzado a mi parecer. Otro punto flojo es una innecesaria "bailarina" casi en cueros bailando en una ventana a lo largo de la película. Pero son minucias. Sí, es una obra de arte. Imperdible. 8/10.


domingo, 5 de febrero de 2017

Interestelar. Extraña, misteriosa y bella. 9/10

Uno de los filmes más extraños que he visto -y al mismo tiempo, con una trama que tiene -o intenta tener- cohesión y sentido. Interestelar es una jornada a lo desconocido.

Buena actuación de Matthew Mcconaughey. 

De una vez diré lo que no me gustó: la musiquita de fondo, casi continuamente, para darle una apariencia de misterio y de "infinito".


Muchas referencias a "2001, Odisea del Espacio". Por ejemplo, el clímax "multidimensional" evoca la misteriosa escena final de autocontemplación de 2001, y también el tema de "la trascendencia de lo cotidiano". También hubo referencias a "12 Monos", particularmente en cuanto a lo de lo estático que es el pasado. Pero lo dejo así poco claro, no se preocupen. Contiene una gran dosis de fantasía y de suposiciones sobre la naturaleza de supuestos elementos naturales de los cuales aún se tiene muy poco conocimiento (como los supuestos hoyos negros y otros términos de física cuántica). Se destaca que no pretende dar vanas lecciones con sabor a pseudociencia, como sí hacen otras películas (Mr. Nobody, por ejemplo).

Indudablemente, una obra de arte del gran Christopher Nolan. Rara, diferente, visionaria. 9/10. 

lunes, 30 de enero de 2017

Luces de la Ciudad (City Lights) - Chaplin enamorado (10/10)

Las películas de los años 30, de lo que se puede quizá llamar, si no la infancia, "la juventud del cine", deben juzgarse -como todo en la vida- según su contexto. En estos "tiempos modernos" (je, je), es una especie de insignia el que los filmes tengan varios, a veces muchos, personajes, con muchas historias paralelas que se entrecruzan, y que haya un énfasis profundo en lo que se denomina desarrollo de los caracteres (character development). Es importante, no hay duda, que esto suceda. Es el desarrollo de los caracteres uno de los factores que diferencia a una novela de un cuento.

Pero no toda película tiene que ser una novela. Algunas pueden ser "cuentos", y no por eso dejar de ser grandes películas. Es el caso de "Luces de la Ciudad".

Es una cómica y tierna historia de un mendigo que se enamora de una vendedora de flores...
...y no diré mucho más... O tal vez sí. Las apariciones de la dama van siempre acompañadas de un tema musical (esto se llama un "leitmotif"). En este caso, es una bella composición llamada "La Violetera", compuesta por José Padilla por allá en 1914.
Junto a Charlie y a la vendedora (Virginia Cherrill), tiene un importante papel (y una gran actuación) Harry C. Myers.

La película está llena de payasadas (slapstick) del que Chaplin era un genio, como es harto conocido. 
Las actuación de Charlie en la escena final está considerada como una de las mejores actuaciones en la historia del cine.

Un hermoso cuento, si se mira más allá de las payasadas -que no demeritan al filme, sino todo lo contrario. 10/10